El monstruo de mil cabezas

“El riesgo más grande no es sólo caer en el ego una y otra vez, ya hasta sin darse cuenta, sino ‘perderse’ en él” Toda expresión del ego proviene de un miedo: si temo al rechazo, rechazo primero; temo a la descalificación, entonces me conduzco de una manera soberbia; estos son sólo un par de ejemplos en los que se manifiesta nuestro ego, entre cientos de miles. En tanto no lo entendamos y no estemos a la caza de nuestras

Continuar leyendo

El ego es una daga de doble filo

“Cuando el ego muere, el alma despierta” El ego es como una daga de filo doble que, en realidad, se nos encaja un poco cada que nos gana la partida. Es una especie de cheque al portador que desde que hacemos uso de él ya pagamos intereses y, la mayoría de las veces, se multiplican sin determinar el término del plazo. En ocasiones, puede tomar toda una vida sufrir las consecuencias por conducirse de acuerdo a alguna de estas manifestaciones

Continuar leyendo

El origen del placer oculto

En el camino interior el enemigo está adentro y se llama “ego” El ego representa nuestra parte más impura y siempre está allí. Es inherente a la existencia humana, mas lo es desde una naturaleza exterior a nosotros, en tanto que no es lo que cada persona “es”, aunque tengamos al ego presente, casi permanentemente, y sin darnos cuenta. El reto es mayúsculo porque hemos de reconocerle adentro de nosotros. En un deporte, el enemigo está fuera, es claro y

Continuar leyendo

Site Footer